colas

LAS CAMATAGUAS DE SALAZAR

Posted on Actualizado enn

camataguas1

Por Carlos Eduardo Salazar

HAMBRE: Es lo que hay, con la escasez en casi todos los rubros alimenticios, aunado a una inflación galopante, en un país arrasado y arruinado que se lamenta de sus propios errores, ante la mirada indiferente de los culpables. Políticas de expropiación fomentadas por la supuesta revolución conducen a interminables colas que se hacen cada vez no solo más largas sino más desesperadas. Ante la inexistente oferta de productos básicos la demanda de los mismos aumenta de manera exponencial y con ella los precios.

FMI: La crisis es de tal magnitud que solo con un rescate de parte de un organismo multilateral como el temido Fondo Monetario Internacional al país podría enderezar su rumbo, acompañado con una dosis de coherencia económica y ajustes imprescindibles.

BÚNKERS: Son las construcciones de moda de los grandes corruptos y culpables directos de esta crisis. Llevan años preparándose para lo peor, por eso compran casas en lugares remotos, compran la de al lado, la del otro lado y la de mas allá también, Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

RECETA PARA EL DESASTRE

Posted on Actualizado enn

3f4a0a60976167a419b366101efdc1e1o

 

Por Jonathan Planchart.

En Venezuela se viven tiempos sumamente delicados, la crisis de la escasez, la crisis del hampa, la crisis económica y la de servicios públicos (electricidad, basura y agua) cabalgan como los 4 jinetes del apocalipsis sobre tierra arrasada.

¿Cómo logró un país petrolero, que ha recibido la friolera de $1.000.000.000.000 en los últimos 2 lustros pasar de ser del Don Regalón del Caribe a la indigencia en apenas unos meses? Incluso antes de la baja del precio del barril petrolero, cuando éste aún se cotizaba alrededor de $100/barril, ya se percibían signos de que algo andaba mal: Empezó a escasear el café, luego el papel higienico, después la leche, los productos de aseo personal, pañales, compotas, aceite, harinas de maíz y de trigo, pastas, granos, empezaron a observarse las primeras colas para conseguir productos regulados, hasta llegar al desastre en que se ha convertido la Venezuela actual, donde no se consiguen alimentos tan esenciales como el arroz, leche o granos, y si a caso se llegasen a ver por casualidad hay hacer varias horas de cola o comprarlos varias veces su precio a revendedores callejeros.

Esta crisis, combinación de inflación con escasez pero también una crisis de valores, que se avizoraba en un horizonte que solo permitía disimular un barril petrolero a $100, se explica por lo siguiente: Leer el resto de esta entrada »