LA MUJER POLÍTICA Y SOCIALCRISTIANA

Posted on Actualizado enn


211405df526a7c3f60b6b88bbdccb8d3o

Por Carlos Eduardo Guerra

Este 8 de marzo, Día Internacional de La Mujer,  en el cual se conmemora la lucha por su participación en pie de igualdad con el hombre en la sociedad, y en su desarrollo íntegro como persona.

El 27 de octubre de 1946 vota por primera vez en unas elecciones la mujer venezolana para elegir a los representantes de una Asamblea Nacional Constituyente, en ese entonces, fueron elegidas 12 como integrantes de dicha Asamblea, logrando así el derecho pleno al voto y ser electas como representantes.

Han pasado tres generaciones de mujeres desde mediados del siglo XX hasta hoy. Es muy poco. Según Mercedes Martelo, en su artículo para la revista digital Politika Ucab “Participación política de la Mujer y Sistema Electoral en Venezuela”(2014), concluye que “la participación política de las mujeres es un recurso que puede traer innovación al ejercicio de la militancia política si todos los actores se encuentran en disposición de ser persuadidos, por tanto, es muy importante que las propias mujeres internalicen la gran capacidad de transformación social que pueden poner en marcha si se atreven a descubrir sus verdaderas posibilidades. Se requiere adquirir conciencia sobre la importancia de poder, querer y saber participar”.

También Martelo habla acerca de la presencia de las mujeres ha crecido en número pero no en empoderamiento, en el acceso a cargos dentro de las organizaciones. Asimismo, explica que la desigualdad de género en cuanto a la participación política es un tema de interés además porque de acuerdo a los estudios de la Organización de las Naciones Unidas, las desventajas que afectan la vida de mujeres y niñas tienen un alto impacto en las capacidades para el desarrollo humano de los países.

Y para poder evaluar estas condiciones se han venido desarrollando una serie de indicadores o índices que permiten observar cambios a través de los años como resultado de acciones tomadas así como la comparación entre países. Entre estos índices se encuentran por ejemplo el Índice de Desigualdad de Género (IDG) y el Índice de Potencialidad de Género (IPG).

Pero no sólo ocurre en Venezuela, incluso, a estas alturas de la partida, todavía en el país más poderoso del mundo se está jugando un rol de suma importancia para la mujer con la candidatura de Hillary Clinton, quien de resultar vencedora en las próximas elecciones, sería la Primera mujer Presidente de los EE.UU.

De un tiempo para acá se está hablando del término “Empoderamiento de la mujer”, se trata de un término acuñado en la Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing (Pekin) en 1995 para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. Actualmente esta expresión conlleva también otra dimensión: La toma de conciencia del poder que individual y colectivamente ostentan las mujeres y que tiene que ver con la recuperación de la propia dignidad de las mujeres como personas.

Sin embargo, al hablar de dignidad, no podemos dejar de lado el tema de los valores socialcristianos, una doctrina que comenzó en nuestro país junto a su fundador Rafael Caldera el 13 de enero de 1946. Un término que se entiende como una serie de ideologías influidas por las encíclicas sociales de la Iglesia católica que forman parte de la Doctrina Social de la Iglesia, surgidas a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

En América Latina, el socialcristianismo se vincula también con la Teología de la liberación y la teología del pueblo, surgidas en la segunda mitad del siglo XX.
¿Cómo no reconocer el papel de la mujer en lo socialcristiano? Sería tanto así como olvidar que alguna vez existió la Virgen María y que sin ella muy probablemente no existiera el cristianismo. La Primera mujer Cristiana en la sociedad fue la Virgen María.

Por su parte, Copei, es un partido inspirado en la democracia cristiana y defensor de cuatro principios fundamentales de su doctrina política y de la doctrina social de la Iglesia:

Subsidiaridad: Copei plantea que el hombre es un ser limitado, esto hace que el ser humano necesite del Estado y de la sociedad para que lo ayuden en sus limitaciones.

Búsqueda del Bien Común: Para Copei, la mayor suma del bienestar colectivo es la justa posición de los bienes individuales. Defensa de la Dignidad Humana: Para Copei el ser humano es la principal obra de creación, por lo que su dignidad no debe ser vulnerada. Todas las acciones gubernamentales y estatales deben respetar al ser humano.

Sociabilidad: Para Copei es fundamental el desarrollo en conjunto, es decir, el desarrollo del individuo debe ser dentro de la sociedad de manera paralela, para que el ser humano no se desarrolle más que la sociedad ni la sociedad más que él.

Este principio va en contra del liberalismo clásico y del socialismo, en vista de que con el liberalismo, el ser humano tiende a desarrollarse más que la sociedad, creando un desequilibrio y una desigualdad. En el socialismo, es la sociedad la que se desarrolla más que el individuo, creando, según Copei, una dictadura de mayoría.

En la Democracia Cristiana, por otro lado, se plantea que el ser humano y la sociedad deben desarrollarse de manera paralela.

En éstos dos últimos principios quisiera hacer hincapié, ya que nuestra sociedad nunca estaría completa sin el acceso equitativo de la mujer a los cargos políticos y tampoco pudiéramos defender la Dignidad Humana si vulneráramos la principal obra de la creación y el respeto por el ser humano hecho persona como hombres y mujeres.
En este día especial quisiera felicitar a todas las mujeres del mundo de la política, especialmente a las socialcristianas, en quienes recae un llamado a seguir en la lucha por su empoderamiento y equidad en el mundo político como seres humanos dignos, sociales y valiosos. Venezuela tiene nombre de mujer, no debemos dejarla sola.

Vaya la reflexión también para todos nuestros dirigentes políticos ¿Qué pasaría si el día de mañana en un muy posible escenario de revocatorio y nuevas elecciones presidenciales, María Gabriela Chávez fuera la candidata? Sería sin duda una campaña marcada por el tema del machismo y/o feminismo, pues nunca podrías dirigirte hacia tu adversario político como de hombre a hombre en los mismos términos con los que te dirigirías hacia una mujer. Sería una confrontación con guantes de Seda y mucha sutileza, movida por las pasiones y el fanatismo despertado por el fallecido Hugo Chávez.

Debemos como partido tener mujeres preparadas para ser las próximas presidentes de Venezuela en nuestras filas. Tenemos muchas mujeres valiosas. Necesitamos dejar atrás las peleas internas y organizarnos equitativamente como seres humanos en la Doctrina Socialcristiana.

Necesitamos más mujeres líderes y comprometidas con nuestra ideología en nuestras filas. Debemos confirmar un partido donde exista la asertividad y la coherencia entre el pensar, hacer, decir y actuar. Detras de un gran hombre, siempre hay una gran mujer.

¡Feliz día internacional de la mujer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s