6-D COMIENZA LA SEXTA REPÚBLICA

Posted on Actualizado enn


reg_000000

Por Luis Alonso García.

Este 6 de diciembre tuvieron lugar las ansiadas elecciones legislativas en Venezuela, donde la coalición de partidos políticos opositores finalmente ganaron la representación mayoritaria en el Parlamento de manera abrumadora.

 La página web del Consejo Nacional Electoral publica unos resultados preliminares que otorgan hasta el momento un total de 107 escaños (64,07%) para la Mesa de Unidad Democrática más 3 diputado indígenas vinculados a la MUD frente a 55 (32,92%) curules para el Partido Socialista Unido de Venezuela. Más allá que estos sean resultados preliminares o definitivos, el resultado es demoledor para las pretensiones continuistas del gobierno socialista, prácticamente invicto desde hace 16 años, más allá de las especulaciones sobre fraude y ventajismo del gobierno durante estos años.

Según datos del CNE, hubo una participación por el orden del 74% del electorado, esto quiere decir que participaron mas de 12.000.000 de electores de los cuales unos 7.000.000 habría votado por la Oposición frente a unos 5.000.000 que habrían votado por el gobierno, prácticamente la MUD superó al chavismo abrumadoramente. ¿Qué pasó? ¿A qué se debe este interesante fenómeno donde un sector importante de votantes tradicionalmente afectos al gobierno no solo no se abstuvieron de votar sino que votaron en contra, es decir, por la vituperada oposición, es decir, la MUD? ¿Voto castigo o la revolución bolivariana entró en barrena?

Si bien este resultado había estado previamente vaticinado por numerosas firmas encuestadoras y de análisis de datos, sin embargo, la demoledora realidad vale la pena un análisis.

En primer lugar, la crisis económica que sacude a Venezuela más o menos desde que asumió Maduro, en concordancia con la caída sostenida de los precios del petróleo, no ha tenido parangón en su historia. El salario mínimo, por más que lo ajustan simplemente se vuelve sal y agua ante una inflación cada vez más desbocada y fuera de control. Pareciera que no hay ministro de economía. No se toman correctivos, no hay dólares suficientes para atender las necesidades básicas y el paralelo ha llegado a niveles críticos, la depreciación del bolívar (fuerte) en consecuencia junto con la inflación han ocasionado una merma del poder adquisitivo alarmante para el ciudadano promedio, pasando un trabajador medio que gane unos 30.000 bolívares mensuales unos equivalentes 33 dólares a mercado paralelo y unos 150 dólares a tasa SIMADI. Cabe destacar que no mucha gente en Venezuela gana por encima de 30.000 bolívares y la mayoría sobrevive con salario mínimo, es decir, 15.000 bolívares (16,5 $ paralelo y 75$ SIMADI), hechos este que ha convertido al trabajador venezolano en un menesteroso, a la par de las peores economías no solo de la región sino del mundo, sumergiendo a la mayoría de la población, incluso a la clase media, bajo niveles de mendicidad, pues el sueldo de un profesional graduado no llega a 2$ diarios, y según la ONU ese es el umbral de la pobreza, más allá de canaimitas y misiones, el ingreso del venezolano de hoy apenas alcanza para medio comer.

En segundo lugar el tema de la escasez de alimentos, medicinas, repuestos, cauchos, baterías, etc., es crítico, alarmante. No se consiguen medicinas, no se consiguen alimentos básicos, como arroz, pastas, leche, frijoles, lentejas, café, etc.

En tercer lugar están las terribles colas producto de la misma escasez.

Frente a este cuadro crítico, el gobierno y el PSUV, en lugar de asumir su responsabilidad como alguna vez lo hizo Hugo Chávez el 4 de febrero de 1.992 se lava las manos y culpa de la situación a una fulana “guerra económica” que estarían ejecutando empresarios con el fin de sabotear la gestión económica, acaparando alimentos para irritar al pueblo y culpar al gobierno. Nada más lejos de la realidad, cuando sabemos que la producción y comercialización de alimentos está controlada y supervisado por el gobierno.

Por último estarían los escándalos de corrupción, narcotráfico, delincuencia común y organizada más la “pérdida de la realidad” de la mayoría de los personeros del PSUV frente a la crisis. Me llamó poderosamente la atención un entrevista que hiciera Venevisión a los candidatos Jaqueline Farías, Ernesto Villegas y Dante Rivas en los que se les apreciaba muy bien vestidos, peinados y arreglados, luciendo a todas luces costosa indumentaria mientras que al venezolano se le hace prácticamente imposible comprar una pieza de ropa que hoy por hoy pueden llegar a costar varios salarios mínimos.

Entonces, diera la impresión que esta clase política está más interesada en permanecer en el poder para seguir haciendo negocios ellos mientras el pueblo tiene que comerse las verdes. Expresiones como “las colas sabrosas” y “comer piedras fritas” demuestran lo lejos que están incluso del respeto popular.

¿Qué queda? Si el gobierno, el PSUV, no asume su responsabilidad, no lleva a cabo reformas necesarias en materia económica (ajustar el precio de la gasolina, unificación cambiaria, vender algunos activos tales como hoteles, reformar o derogar la ley de precios justos, fomentar la producción nacional, favorecer la iniciativa privada, dejar de financiar el gasto público con dinero inorgánico, revertir las expropiaciones) no saldremos de esta crisis. De seguir así pues inevitablemente perderán el año que viene la mayoría de las gobernaciones y alcaldías y finalmente perderán las presidenciales. ¿Cuál sería el candidato del PSUV en ese momento? ¿Maduro? ¿Diosdado? Podría decirse que la revolución chavista entró en etapa de terapia intensiva por no decir terminal, aunque el chavismo como fenómeno político continúe por muchos años más, pero la debacle del PSUV, por torpeza de sus actuales dirigentes es inminente.

En lo inmediato, ganar casi 2/3 de la Asamblea Nacional supone un golpe político tremendo. Por desgaste y por ineptitud quedó demostrado no solo que la revolución ya no es mayoría sino que es una minoría bastante debilitada, en 2 años dilapidaron el patrimonio político que les dejó Chávez, quien tampoco fue que se molestó mucho en buscar herederos políticos, por lo que el margen de maniobra del gobierno de ahora en adelante es escaso. Eso ya lo saben los militares y la mayoría del pueblo venezolano.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s