PARAGUAY Y EL EFECTO MARIPOSA

Posted on Actualizado enn


Por Carlos E. Rodríguez

“En América Latina tenemos varios casos parecidos de destitución de presidentes y todos suelen venir luego acompañados de periodos de inestabilidad”.

La primera vez que escuche este término del “efecto mariposa” fue en la universidad. Está referido o se encuentra dentro de un concepto más general como es la teoría del caos.

El concepto básicamente lo que trata de decirnos en su definición es que el pequeño cambio en las condiciones iniciales de una o algunas variables de un sistema puede producir grandes efectos por un proceso de amplificación.

Así por ejemplo el aleteo de una Mariposa en algún campo de Europa puede producir una tormenta en Centro América.

He recordado el concepto esta semana pero bajo otro contexto completamente distinto al clima o incluso a la investigación científica.

Más bien he recordado el concepto a la luz de los acontecimientos ocurridos en Paraguay en los últimos días con la destitución de Fernando Lugo como presidente de dicho país suramericano, producto de un juicio político llevado a cabo por el Congreso Paraguayo, específicamente por la cámara del senado.

Y he recordado el concepto precisamente por ser Paraguay un país pequeño, con un peso más bien modesto desde el punto de vista económico si hacemos una comparación con las economías de sus vecinos de Suramérica e incluso de toda la América Latina.

Sin embargo la destitución de Lugo ha generado una verdadera tormenta de declaraciones, acciones, movimientos políticos y diplomáticos en la región.

Algunos presidentes como Rafael Correa o Hugo Chávez se han apresurado a declarar que estamos en presencia de un golpe de estado disfrazado, incluso Raúl Castro desde Cuba ha emitido una declaración en el mismo sentido.

He estado siguiendo el tema en la última semana. Lo primero que me parece importante de hacer notar es que en principio la figura jurídica que se ha utilizado para la destitución del Presidente Lugo está contemplada en la Constitución de Paraguay, que prevé la destitución del jefe de estado si la misma se  realiza por medio de un juicio político. Siempre y cuando la votación en el congreso para su aprobación culmine con el voto favorable en una relación de 2/3 a favor de la propuesta de enjuiciamiento.

Cuando se realizó la votación en la cámara de diputados se aprobó la acusación con 76 votos a favor y 1 en contra, lo que indica entre otras cosas que su propio partido votó a favor de realizar la acusación.

En el caso del senado el escenario no fue muy distinto porque se aprobó el juicio político con 39 votos a favor y 4 en contra.

Así que desde el punto de vista legal creo que habría poco que objetar. Este tema lo comentaba la semana pasada con un amigo abogado y me decía que le parecía que el proceso mostraba cierta madurez institucional en Paraguay puesto que demostraba que el Presidente por mucho que sea la cabeza del poder ejecutivo debe responder a sus responsabilidades so pena de ser apartado de sus funciones.

Sin embargo yo quisiera mirar un poco más allá del hecho de que la destitución se encuentre apegada a las normas legales vigentes en Paraguay y quiero referirme al tema con un prisma más político.

En lo particular pienso que la oposición al gobierno de Fernando Lugo comete un grave error político al destituirlo cuando solo le quedaban 9 meses de mandato.

Lugo había llegado a la presidencia de Paraguay generando una gran expectativa en la sociedad paraguaya, con una lista de promesas de cambio que una vez en la presidencia se ha dado cuenta que son en la práctica muy difíciles de aplicar. Adicionalmente en Paraguay no está contemplada la reelección directa del Presidente de la República, por tanto la oposición (específicamente el partido colorado) tenía hasta que se produjo la destitución buena posibilidad de retomar el poder.

Lo que ha ocurrido después del juicio político y la destitución del presidente es que se ha creado rápidamente una tormenta política en Suramérica que hasta el día de hoy ha suspendido a Paraguay del Mercosur y está a punto de ser suspendido de la Unasur si no ha ocurrido ya.

Por otro lado buena parte de los países suramericanos han retirado sus embajadores, llamándolos a consulta.  Hugo Chávez fiel a su estilo ha anunciado el cese del envío de petróleo a Paraguay  y además producto de la suspensión de dicho país del Mercosur, Venezuela ha logrado el ingreso pleno a dicho bloque, que se encontraba trabado, esperando por la aprobación del senado paraguayo.

En las primeras de cambio creo que la jugada política de los partidos colorado y liberal como artífices del acuerdo para la destitución, no ha tenido un resultado muy favorable.

Si hacemos balance rápido ahora mismo tenemos al país suspendido de los grandes foros de integración político / económicos de la región, las relaciones diplomáticas con buena parte de los vecinos están alteradas. Desde el punto de vista económico muy posiblemente el cese de envío de petróleo desde Venezuela puede afectar la economía de manera importante.

Lo único que parecen haber ganado es el poder ejecutivo de la nación, pero ¿igualmente no iban a obtenerlo en 9 meses?

En América Latina tenemos varios casos parecidos de destitución de presidentes y todo suelen venir luego acompañados de periodos de inestabilidad que más temprano que tarde terminan afectando al crecimiento económico, la llegada de inversión extranjera, el deterioro de las instituciones.

Sin ir muy lejos en Venezuela podemos recordar la destitución de Carlos Andrés Pérez y todo lo que se ha derivado de su destitución. En principio el proceso utilizado parecía estar apegado a las normas vigentes para aquella época, sin embargo las consecuencias en deterioro institucional, social, político, económico de dicho evento aún las estamos pagando hoy.

Todavía es muy temprano para saber las consecuencias exactas en la región de la destitución de Lugo, pero hasta ahora parece que el efecto mariposa está cumpliéndose y el aleteo de la mariposa paraguaya está provocando sino una tormenta por lo menos un buen aguacero en la región.

Como decía mi abuela “Del apuro solo queda el cansancio”, respetar los tiempos constitucionales y los períodos de gobierno son también una forma de demostrar madurez política. No siempre la solución más inmediata es la más aconsejable, aún siendo constitucional.

Por lo pronto la mesa está servida para que algunos actores regionales saquen provecho pescando en río revuelto, sobre todo distrayendo a sus respectivas opiniones públicas de los problemas internos.

carlosrodriguez@dialogopolitico.net

Anuncios

Un comentario sobre “PARAGUAY Y EL EFECTO MARIPOSA

    offshore banking escribió:
    septiembre 10, 2012 en 1:51 pm

    Fernando Lugo, el exobispo de izquierdas que acabó en 2008 con 61 años de gobierno del Partido Colorado en Paraguay, ha sido destituido este viernes por el Senado mediante un juicio político. Mientras en el exterior del Congreso miles de seguidores de Lugo coreaban “el pueblo unido jamás será vencido”, a las cinco y media de la tarde (seis horas más en la España peninsular), 39 senadores han votado a favor de la destitución, cuatro en contra y dos se han ausentado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s