DERECHOS HUMANOS. ¿Y EN VENEZUELA?

Posted on Actualizado enn


Por Omar Arenas Pérez

No sabemos con certeza el origen de los derechos humanos, algunos lo vinculan directamente con la cultura de las sociedades democráticas occidentales, otros sostienen que sus inicios se remontan a sociedades antiguas que reconocían la dignidad del ser humano como tal. Lo que si es cierto es que de una u otra forma, los derechos humanos han ido reconociéndose a medida que las civilizaciones han ido evolucionando,  podemos señalar que gracias a la cultura del “mundo moderno”, esta materia hoy en día cuenta con un reconocimiento importante.

La palabra “Derecho” en el sentido estricto del concepto de los derechos inherentes al ser humano, no es sino aquella facultad  natural de la que goza todo individuos para hacer valer lo que la ley establece a su favor, y de forma legítima alcanzar como fin ultimo el respeto y reconocimiento absoluto a la vida y su libertad.

Las  democracias actuales a lo largo de experiencias y situaciones políticas, han conseguido allanar el camino hacia una sistematización progresiva del reconocimiento pleno de derechos, con miras hacia un total alcance universal.

La incorporación en el siglo XX de los derechos humanos en el Derecho Internacional, ha sido uno de los avances mas significativos en esta materia. Al principio solo se reconocía dentro del Derecho Internacional a los Estados.  Y no fue sino hasta la aparición de La Organización de Las Naciones Unidas cuando el concepto de derechos humanos hizo su debut en el escenario internacional,  dando paso a una serie de tratados y postulados.

Para las Naciones Unidas, los derechos humanos son derechos inherentes a todas las personas, sin distinción de ningún tipo. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

Para el reconocimiento de estos derechos, los mismos deben estar contemplados y garantizados por la ley, a través de tratados, en los principios generales y en otras fuentes del derecho internacional.  Los gobiernos estadales tienen el deber  de hacer valer estos derechos de cualquier persona dentro y fuera de su territorio,  y para ello tienen la obligación de promover, proteger  y actuar de determinada forma en algunas  ocasiones.

En la práctica los estados pueden llegar a flagelar algunos de estos derechos, en muchas ocasiones gobiernos de turno sobreponen por encima de estos postulados, intereses políticos, y de acuerdo con esta conducta estatal se producen serias lesiones, que podrían ir desde la actuación excesiva de los diferentes cuerpos de seguridad de un estado, la falta de libertad de expresión, la denegación de justicia o incluso hasta la tortura, el genocidio o una masacre, entre otros.

SOBRE LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

Un fenómeno reciente, es el incremento de los llamados a los organismos  responsables en la observación internacional, en ellos se denuncian no solo violaciones a los derechos humanos por parte de los estados, sino también por parte de grupos armados no estatales que utilizan la violencia como mecanismo para conseguir sus objetivos.

A pesar de los dispositivos internacionales para vigilar el respeto a los derechos humanos, en muchos países se siguen violando los derechos humanos de forma continua y descarada. Generalmente estos estados buscan por todos los medios solapar u ocultar estos acontecimientos a través de la censura, o manipulación de la información. Pero cuando este fenómeno se convierte en una constante, la verdad no se puede ocultar por mucho tiempo.

DERECHOS HUMANOS EN VENEZUELA

Actualmente en Venezuela se está produciendo un fenómeno muy interesante en torno a esta materia. El constante descontento de una parte importante de la población, ha derivado en manifestaciones colectivas, por el desacuerdo con algunas de las políticas del estado. Un ejemplo notorio de esto, ha sido el levantamiento de algunos grupos, quienes organizados de manera pacífica han exigido ciertos derechos o han señalado violaciones a lo que ellos consideran derechos humanos.

En este sentido, distintos grupos de ciudadanos en igualdad de condiciones y derechos que cualquier otro individuo, se reúnen para denunciar públicamente el exceso de autoridad ejercida por parte del gobierno nacional en algunos acontecimientos, o manifestar su descontento por la situación general del país. Lo que ha conllevado en reiteradas ocasiones a una reacción por parte del estado. En dicha reacción el estado en el uso de sus facultades como garante del orden público se excede  y deslegitima el mismo su propio acto estatal,  convirtiéndose en responsable directo de otra posible violación a los derechos humanos.

Un ejemplo paradójico de lo que puede llegar a ocurrir, es que una manifestación pública que pretende invocar o denunciar la defensa de alguna violación en materia de derechos humanos, sea reprimida con una actuación que conduce a otra violación de los derechos humanos,  una alegoría del pez que se muerde la cola, es decir que para silenciar u ocultar un hecho reprochable e inmerso dentro de los parámetros de la ilegalidad, se recurre a otro de semejante ilicitud.

Recientemente un grupo de estudiantes que denunciaba una violación por parte del estado venezolano al incurrir en la denegación de justicia, fue salvajemente anestesiada por cuerpos de seguridad del estado, quienes procedieron a hacer uso excesivo de la fuerza, ocasionando lesiones graves a muchas personas tuteladas y protegidas por el derecho interno. En este derecho interno a su vez se recogen y se reconocen postulados internacionales en materia de derechos humanos.

Cuando un gobierno se excede en sus facultades, y actúa de manera dolosa contra cualquier persona, está generando una  violación a la individualidad y a los  privilegios de los cuales gozamos dentro de la convivencia humana, violentándose principios como la libertad e igualdad del hombre.

Por otro lado, es importante recordar, que en Venezuela existe un sin fin de expedientes sobre violación a los derechos humanos que se encuentran en estado de letargo, la falta de voluntad de las instituciones responsables de investigar estos asuntos, demuestran claramente la intención de solapar y ocultar estos delitos.

Ahora bien, mas allá de nacionalismos o intereses políticos los derechos humanos hoy en día pueden ser considerados como uno de los alcances mas importantes de la humanidad sin distinción de raza, creencia política o religión.

Como hemos visto la preservación y extensión universal de los derechos humanos no corresponde únicamente a los organismos contralores u observadores del cumplimiento de los acuerdos internacionales, la voluntad individual de los estados que conforman la llamada comunidad internacional, desempeña un papel fundamental en la consolidación de valores que están directamente vinculados a la conciencia universal colectiva, y a los principios de libertad e igualdad del hombre.

omararenas@dialogopolitico.net

Escúchelo aquí:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s