LATINOAMÉRICA, DIVIDIDA EN LA REUNIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN BANGKOK

Posted on Actualizado enn


Fuente : http://www.adn.es

Latinoamérica está dividida en la reunión sobre cambio climático que Naciones Unidas celebra en Bangkok, donde aumenta la percepción de que no se alcanzará un compromiso para sustituir al actual Protocolo de Kioto.

“La división de los países latinoamericanos en esta reunión refleja las diferencias ideológicas del continente en política internacional”, explicó a Efe el jefe de la delegación peruana, Eduardo Durand.

A los delegados de casi 200 países, que llevan toda la semana negociando en Bangkok recortes de emisiones de gases, ayudas y otros temas, les quedan pocas horas para conseguir un consenso antes de la clausura mañana o dejar los debates para la próxima reunión.

“Lo único que compartimos es nuestra vulnerabilidad ante el calentamiento global”, agregó Durand, quien se mostró favorable a participar en un esfuerzo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

En su opinión, Chile, Uruguay, Colombia, Guatemala y Costa Rica coinciden en su estrategia en las negociaciones, mientras que otros países se agrupan en torno a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) formada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbudas, y San Vicente y las Granadinas.

ALBA, opuesta políticamente a Estados Unidos, considera una “trampa” la compra de bonos de emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los países industrializados a las naciones en vías de desarrollo.

“No vamos a permitir que los países desarrollados sigan disfrazando la realidad, disfrutando de los mercados de carbono que compran a los pobres”, indicó la jefa de la delegación venezolana y portavoz ante la cita de Bangkok de ALBA, Claudia Salerno.

“Los países desarrollados son los responsables históricos del calentamiento global”, indicó Salerno.

Brasil tiene peso propio en las negociaciones de la ONU y sus propuestas influyen en toda la región, mientras que Argentina mantiene posiciones que en ocasiones se acercan a ALBA.

“México es el hermano mayor en la zona de Centroamérica y el Caribe, también por su tamaño geográfico y económico tiene intereses propios”, manifestó el delegado peruano.

Las reticencias de algunos países, como Estados Unidos, a aceptar compromisos claros y vinculantes hace temer a muchas delegaciones que no sea posible establecer un acuerdo que reemplace al Protocolo de Kioto en 2012.

Los países en vías de desarrollo del G77, liderados por China, exigen que los países ricos se comprometan a unas reducciones ambiciosas de CO2, a lo que se opone Estados Unidos, que junto con China emite más de la mitad de los gases de efecto invernadero.

La delegación estadounidense rechaza asimismo un segundo Kioto que no incluya también compromisos de China, cuyo consumo de carbón interno aumenta al ritmo de su galopante crecimiento económico, pero que es tratada como una economía emergente y no industrializada.

Según los expertos, los 42 países industrializados deben reducir entre un 25 y un 40 por ciento sus emisiones en 2020 respecto a los volúmenes de 1990 para evitar un aumento de las temperaturas con efectos catastróficos.

La Unión Europea se ha comprometido a recortar las emisiones un 20 por ciento en 2020 y, si consigue el apoyo de otros países, subirá al 30 por ciento.

“La Unión Europea, dentro de los países desarrollados, es la que ha hablado de una forma más positiva del compromiso con el Protocolo de Kioto y de la necesidad de discutir sobre reglas claras sobre el segundo periodo”, explicó el jefe de la delegación española, Ismael Aznar.

La delegación mexicana en Bangkok trabaja con ahínco para desarrollar los acuerdos alcanzados “in extremis” en la cumbre de Cancún (México) el pasado diciembre.

En aquella reunión se acordó la creación de un Fondo Verde de 100.000 millones de dólares para financiar proyectos contra el cambio climático en países en desarrollo hasta 2020.

Las naciones industrializadas tienen pendiente concretar las formas de financiación de este fondo, considerado insuficiente por algunas delegaciones.

Estados Unidos, Japón, Canadá y Rusia se opusieron entonces a asumir compromisos vinculantes, así como a la extensión del Protocolo de Kioto, que establece una reducción en 2012 del 5,2 por ciento respecto a los niveles de 1990.

La mayoría de los países desarrollados cumplirá con este objetivo, con la excepción de Canadá, que ha elevado su contaminación climática un 30 por ciento.

FUENTE: http://www.adn.es

dialogopolitico@dialogopolitico.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s