EL MILITAR YA NO TIENE QUIEN LE SIGA

Posted on Actualizado enn


Por  Omar Arenas Pérez

Aquel militar que saltó a la fama después de una intentona golpista fallida, llegó de su ciudad natal en el Estado Barinas con ideas de cambio y sueños trasnochados, en aquel momento no era sino simplemente un ser humano cualquiera con uniforme, que se había enlistado en el ejercito para recibir órdenes como lo hacen todos los buenos soldados.

Ya desde adentro consiguió amigos o aliados y también consiguió un plan  -algunos dicen que ese plan le llegó por alguna extraña vía de complots y conspiraciones, que pretendían dar un cambio acelerado de timón-. Se hicieron promesas, se hicieron juramentos y se creyeron salvadores de una democracia entumecida, el resto de la historia ya todos la conocen.

Lo que nadie sabía ni esperaba, es que esta historia tendría muchos capítulos amargos, demasiados capítulos trágicos y uno que otro de amor y dolor, muchos de ellos escritos con sangre que pasarán a las paginas grises de la Historia. Los que vienen no los conocemos, pero ya podemos hacernos una idea, porque son tan repetitivos que no generan espectativas, solo producen desesperación.

Entre problemas y mas problemas, los venezolanos nos encontramos envueltos en una especie de broma de mal gusto –para no utilizar un calificativo dantesco- anteayer nos reprimieron, ayer nos censuraron y nos expropiaron. Hoy continúan reprimiéndonos, censurándonos, expropiándonos, acosándonos y degradándonos –esta lista podría ser mucho mas larga, tan larga que sería mejor dejarla para otro momento-. Pero además de todo esto, hoy día no sabemos donde estamos, no sabemos donde vivimos, y mucho menos hacia donde vamos –este país ha cambiado tanto que cada día es mas difícil de reconocerlo-.

Hace unos días el presidente se volvió a vestir de militar, otra vez el uniforme verde oliva, ese que utiliza para imitar al ya moribundo dictadorzuelo de aquella isla caribeña. Cada vez que  hace gala de ese uniforme pareciera que psicológicamente no anda bien, que anda desorientado –o por lo menos esa es la impresión que da- la actitud y el comportamiento le cambia, el léxico se le ensucia, la verborrea se le vuelve más déspota y las alocuciones anuncian: guerra, expropiaciones, enemigos, habla de traidores, despotrica de las empresas y de los empresarios, acusa a sus detractores, se señalan y se fabrican culpables, en fin, la historia se vuelve oscura y tenebrosa una vez mas.

Ojala todo esto sólo fuera una simple historia de terror, pero la realidad es otra, la realidad es que este país lo estamos perdiendo, nos lo están quitando o peor aún, lo están aniquilando.  Una cuerda de ignorantes que no tienen la menor idea de lo que hacen,  se aventuran a lo inaudito para complacer caprichos, son capaces hasta de vender su dignidad –si es que la tuvieron en algún momento- no miden las consecuencias de sus actos, muchos prefieren cerrar los ojos y dejarlo pasar, claro, esto a cambio de un beneficio propio, un beneficio que se traduzca en dinero, vender la patria o destruirla vale la pena por un buen puñado de vil metal, para muchos ya la conciencia comienza a estorbar.

Aquellos que aplaudían y brincaban como animales de circo cuando el amo hacia su aparición, están observando – y desde la primera fila- en qué se ha convertido aquel espectáculo de payasos, maromeros, come fuegos y de focas que aplaudían al ritmo de la tonada. Ya muchos comienzan a asustarse, a algunos les han cortado la cabeza, la revolución necesita culpables, vengan de donde vengan. Ya muchos comienzan a sufrir lo tortuoso y lamentable en que se  ha convertido todo esto.

Mientras tanto el militar sigue allí, obsesionado y cegado, se le ve algo desesperado, parece que las elecciones parlamentarias lo tienen medio descompuesto – sus asesores no hayan como calmarlo, como doparlo- la verdad es que el desespero de este señor se le nota a leguas, solo basta escucharlo un poco, y detenidamente para darnos cuenta de que su obsesión sigue saltando de la razón a la locura una vez mas.

Como dato curioso, ahora resulta que una de los tantos culpables de todos los males que  afectan a lo venezolanos es nada menos y nada mas que la famosa “Barbie” – si, esa muñeca imperialista que llego a Latinoamérica para lavarle el cerebro a las niñas, que buscan imitarla, –es mejor hacer una muñeca india– así dijo el militar en su programa dominical,  ¿será que a la muñequita esa, la envió la CIA?

Entre absurdos y disparates se conduce el destino de un país rico en su diversidad, rico en geografía y rico en sus recursos -diera la impresión que estos recursos no sirven para nada- porque no hay electricidad, no hay agua, ya no nos queda casi nada, y si esto continua así, tampoco vamos a tener mas democracia, porque también se está racionando, y ahora la suministran de acuerdo al horario improvisado, como todo lo que hoy nos rodea.

omararenas@dialogopolitico.net


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s